Home / Tecnología  / App para Certificar el Sexo Consentido

App para Certificar el Sexo Consentido

[vc_row][vc_column][edgtf_section_title title_tag="h2" title="Usarías una APP para decir ``SÍ`` al Sexo ?"][vc_empty_space][vc_column_text]Imagínate que una cita increíble se está acercando al final y decides llevar la fiesta a tu casa. Si tu intención es tener sexo, entonces

Usarías una APP para decir ``SÍ`` al Sexo ?

Imagínate que una cita increíble se está acercando al final y decides llevar la fiesta a tu casa. Si tu intención es tener sexo, entonces esta aplicación tiene como objetivo obtener un consentimiento legal y explícito para la relación sexual.

 

Si bien NO siempre significa NO, la nueva aplicación LegalFling es para cuando la respuesta sea SÍ.

 

Creado por la compañía holandesa, LegalThings, según su sitio web, la aplicación “te permite solicitar el consentimiento de cualquiera de sus contactos” porque “el sexo debe ser divertido y seguro”.

 

Además de enviar tu solicitud de sexo consentido a tu contacto de elección, la aplicación también enviará tus “preferencias sexuales, lo que debe y no debe hacer”. Estas incluyen opciones tales como la aprobación para que se hagan fotos y videos, uso de condón, garantía libre de ETS, uso de lenguaje explícito y BDSM.

Entonces, ¿cuál es el objetivo de la aplicación?

 

Según los creadores, LegalFling se creó para garantizar que se otorgue el consentimiento sexual explícito antes de que los participantes participen en la relación sexual. Y no es solo para los stands de una noche, según su sitio web, la aplicación está destinada a proteger todo tipo de relaciones sexuales, incluso las relaciones a largo plazo.

 

La aplicación funcionará al ingresar a los participantes reales que consienten un contrato legal vinculante, o un Contrato en Vivo, y el incumplimiento de cualquiera de las reglas mencionadas anteriormente constituye un incumplimiento de contrato.

 

Si se produce un incumplimiento de contrato, la aplicación afirma que los usuarios simplemente pueden hacer clic en un botón que activará “cartas de cese y desistimiento y aplicar multas coercitivas”, así como también facilitará llevar el asunto a los tribunales.

 

LegalFling se crea utilizando la tecnología blockchain, lo que significa que cualquier transacción se almacena y marca en Timestamped en blockchain. Sin embargo, de acuerdo con el sitio web, los usuarios no tienen que preocuparse por las infracciones de privacidad ya que todos los aportes están encriptados dentro de la aplicación.

 

Los creadores de la aplicación han intentado hacer que el sexo consensual sea lo más simple posible: los usuarios pueden enviar sus solicitudes a través de WhatsApp, mensajes de texto o mensajes de Facebook. Y si ya no desea participar en una relación sexual, la aplicación te permite retirar el consentimiento en cualquier momento.

Cúal es el problema de las APP de Consentimiento?

No solo están muy lejos de ser sexys, sino que se pierden la noción de discutir qué es el consentimiento en realidad.

 

En los últimos años se ha visto un cambio dramático en la conversación sobre sexo y consentimiento, y una legislación de consentimiento afirmativo que toma por sorpresa a las regulaciones de cada país.

 

Este tipo de aplicativos surgen a raíz de los múltiples casos de violencia de género, en donde es muy complicado determinar lo que pasó en realidad dentro de la intimidad. Estos aplicativos surgen en plena ola del #Metoo y con casos de famosos que afirman que sus parejas consintieron las relaciones que tuvieron y luego fueron demandados.

 

Existen varios casos de aplicativos usados en las universidades de los Estados Unidos justamente para que los estudiantes (en su inmensa mayoría hombres) puedan tener sexo sin temor a ser acusados de acoso o una violación unos días o semanas después del hecho.

 

Incluso para alguien profundamente comprometido con el consentimiento afirmativo, es difícil entusiasmarse con la idea de leer un montón de jerga legal y firmar un contrato antes de conectar con alguien.

 

Esto también apunta a un problema mucho más profundo con estas aplicaciones: Una completa y total incomprensión de lo que se supone que es el consentimiento afirmativo. Jaclyn Friedman, editora de Yes Means Yes!, Visiones de poder sexual femenino y Un mundo sin violación, señala: “La gente piensa en el consentimiento en términos de ‘Tengo que taparme el trasero para que nadie me acuse de violación’. Y, sinceramente, cuando te acercas al consentimiento desde ese ángulo, ese es un ángulo realmente violento … se trata de cubrirte el trasero en lugar de mostrarte a tu pareja “.

 

El consentimiento no es una casilla de verificación, sino una conversación continua sobre si todos están interesados ​​en lo que sucede en este momento. Y a diferencia de estas aplicaciones, la realidad tiene el potencial de ser sexy, divertida y profundamente íntima. Como dice Friedman, “no es un tema legal, en realidad, se trata de tratar a tu pareja como un ser humano igualitario”, un concepto que uno esperaría que la mayoría de las personas sexualmente activas estén de acuerdo.

 

Y hay un problema más profundo que el hecho de que estas aplicaciones presenten su consentimiento como algo absoluto: no existe una razón real para creer que realmente funcionen. Los usuarios firman un acuerdo vinculante que indica que entienden el consentimiento -incluido que el consentimiento puede ser revocado- pero no está claro qué recurso podría tener un usuario si su pareja termina violando el acuerdo después de firmar,  un contrato solo es una  promesa de que no lo harán.

 

En el mejor de los casos, estas APPs son una forma de presentar el consentimiento de la manera más aburrida del mundo; en el peor de los casos, es una forma de que los violadores “prueben” que tenían un cheque en blanco para hacer lo que quisieran con su compañera.

 

Nada de esto quiere decir que la tecnología no puede usarse para educar sobre el consentimiento.

 

En un mundo donde hablar sobre el sexo y comunicar claramente nuestros deseos y necesidades, todavía es un tabú, la lección más básica es que la comunicación puede ser divertida y sexy .

 

Sin embargo, en última instancia, no deberíamos depender de una aplicación que nos guíe a través de los encuentros íntimos. “¡Comunicar el consentimiento es fácil!” Se trata de respetarnos como seres humanos.

buscamecomo@elenayelsexo.com

Realizadora audiovisual y Fotógrafa. Mi vida esta dedicada a descubrir nuevos mundos, el camino siempre esta abierto.

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT